EGYPT STATION

Share Button

Paul McCartney es una leyenda y sus canciones,  no solo las de los Beatles también muchas otras de  su etapa solista, no tienen fecha de vencimiento. Aún así, el caballero del Imperio Británico sigue activo. Y quiere que el mundo lo sepa. Su nuevo-nuevo disco se titula Egypt Station, es el decimoséptimo de su etapa solista. Sencillas, entradoras, agradables pero nunca recurrentes, energéticas, sus 16 canciones recrean la magia de uno de los más grandes autores de música pop de la historia.

Egypt Station es el primer disco de Mc Cartney en 5 años. Él toca el piano y el bajo como es usual, pero también guitarra eléctrica, batería, armónica, sintetizadores varios y además programó loops de sonidos pregrabados. Está su banda de siempre de los últimos tiempos, aparece una orquesta, un coro y la notable sección de vientos R&B Muscle Shoals Horns. Suena a rock, pop y folk .

El “concepto” de Egypt Station surgió a partir de una pintura que el propio McCartney empezó y paradójicamente abandonó, aunque allí quedó la idea de algo “loco” sobre “un lugar”, un “lugar místico” en palabras del autor. Crear un mundo propio y luego darle simplemente un nombre, esa fue la receta. “Quería que empezara con el sonido de una estación, lo cual se conecta con Sgt. Pepper -que comienza con el sonido de una sala de conciertos. Toqué y grabé esas primeras canciones en Los Angeles con el ingeniero de los Beatles Geoff Emerick, que me dijo ‘Esto nos recuerda a algo, ¿no?'”